Las mejores galerías CDMX

Con la mayor concentración de museos en el país, la Ciudad de México alberga una vibrante escena artística. Perfilamos las mejores galerías en la capital mexicana. Proyectos Monclova Una sala de billar convertida en una excelente galería de arte, eso es si Proyectos Monclova es cualquier cosa para pasar de todos modos. Este vasto espacio ahora es el hogar de una mezcla agradable y una lista cambiante de obras de arte tanto locales como internacionales. A pesar de haberse mudado a Colonia Roma en 2012, se ha convertido rápidamente en una de las galerías de arte contemporáneo más intrigantes y obligadas de la Ciudad de México. Colima 55, Roma Norte, Ciudad de México, México, +52 55 4754 3546

Kurimanzutto Fundada a finales de los años 90, la galería de arte Kurimanzutto, totalmente no mexicana, ha ido viento en popa y ahora es una de las favoritas de los amantes del arte contemporáneo de la Ciudad de México. Conocido internacionalmente, especialmente por su tendencia a promover artistas mexicanos en particular, Kurimanzutto se puede encontrar en un espacio renovado en San Miguel Chapultepec. Siempre priorizando la innovación, es una herramienta imprescindible en CDMX.

Museo Jumex El llamado MoMA de la Ciudad de México es el enorme Museo Jumex de cinco pisos. Con su distintivo diseño David Chipperfield, pero con un exterior de color neutro, este museo sorprende a la gente. La colección integral y permanente de arte moderno del Museo Jumex incluye piezas enmarcadas de artistas modernos como Gabriel Orozco, Jeff Koons y Andy Warhol. Las exposiciones temporales actuales incluyen artistas suizos Peter Fischli y el fallecido David Weiss.

Galería OMR Una de las galerías de arte más consolidadas de la Ciudad de México es la excelente Galería OMR. Con colecciones permanentes de Pia Camil, Julieta Aranda y Daniel Silver, esta galería se puede encontrar en el impresionante RAW, en el moderno distrito Roma Norte de la Ciudad de México. Calle Córdoba 100, Cuauhtémoc, Roma Norte, Ciudad de México, México, +52 55 5511 1179

Museo Frida Kahlo Un elemento firme en cualquier guía de las mejores galerías de arte de México es el Museo Frida Kahlo. Este museo-galería parece como si estuvieras vagando por una de las obras de arte instantáneamente reconocibles de Kahlo, desde las paredes azules que le dan al edificio su famoso sobrenombre, La Casa Azul, hasta la verde vegetación en el patio, es un salto inmersivo en su vida y arte. Puede decirse que Kahlo es la artista más influyente de México y su hogar anterior es una experiencia ineludible. Londres 247, Del Carmen, Coyoacán, Ciudad de México, México, +52 55 5554 5999

Galería Lopez Quiroga En Polanco se encuentra la Galería López Quiroga, que se especializa en fotografía, pintura y escultura. Con una mezcla de conocidos artistas mexicanos como José Clemente Orozco, Francisco Toledo y Rufino Tamayo, esta galería tiene algo para todos. Además, ¡su biblioteca pequeña pero perfectamente formada en la última planta es particularmente excelente! Avenida Horacio 714, Polanco, Ciudad de México, México, +52 55 5280 1710

Las mejores 9 obras de Rufino Tamayo

Rufino Tamayo vivió por y para el arte: más de mil óleos, 452 obras gráficas, 358 dibujos, 21 murales, 20 esculturas, un vitral.

Una vida que pasó a la gloria como uno de los artistas mexicanos más importantes en la historia del país. Al contrario de los muralistas mexicanos de su época, que transmitían mensajes políticos en sus obras, Tamayo prefirió centrarse en escenas del México tradicional, real y prescindir de las posturas políticas para darle voz al pueblo mexicano de una manera mucho más natural. «Soy muy mexicano, no tiene remedio. En donde he estado, lo que me alimenta es México», dijo para expresar su evidente compromiso con su país, lo cual es notorio en el espíritu de su arte.

Sin embargo, también es evidente que Tamayo jamás puso su plástica al servicio de interés alguno más que el simple hecho de crear, expresar y trascender con lo que hizo, más allá de pensamientos políticos o sociales. Como él mismo diría: «¡Pobre del arte si está comprometido! Si está al servicio de otras cosas, ya no tiene su calidad principal».

A continuación conoce las obras que han hecho que Rufino Tamayo haya pasado a la historia como uno de los referentes del arte realizado en México para el mundo.

Ya abrió el nuevo Museo Leonora Carrington en Xilitla

El corazón de la Huasteca Potosina, en especial el pueblo de Xilitla, es sinónimo de surrealismo, pues por sus calles pasaron algunos de los iconos de este movimiento artístico: Edward James y Leonora Carrington. Dentro del bosque que rodea este sitio se erigen las místicas estructuras de Edward James, y por fin se inauguró el Museo Leonora.

Este museo, y el que se ubica en la ciudad de San Luis Potosí, son los únicos en el mundo dedicados a la vida de la artista. En cuanto al contenido, en este espacio se pueden apreciar 63 esculturas, algunas de ellas a gran escala. Asimismo, el museo cuenta con una sección donde se muestran 25 máscaras pequeñas de bronce. Por último, las esculturas se acompañan de obras como dos tapices de lana, fotografías, grabados, dibujos y herramientas de trabajo. Este recinto existe gracias a Pablo Weisz, artista plástico e hijo de la artista, pues fue él quien prestó las piezas al museo.

Desde el exterior, lo primero que llama a la vista es la enorme firma de la escultora: una instalación de metal sobre los muros de concreto del museo. Pero visualmente, hay mucho más que ver. Arriba de los dos pisos del edificio se encuentra una cafetería-terraza con una vista sin igual de la Huasteca. Aquí se ofrecen snacks para disfrutar mientras se respira el aire fresco de la naturaleza.

La construcción de este espacio supone el fortalecimiento del pueblo mágico de Xilitla como lugar surrealista. El Museo Leonora Carrington se ubica en el centro, a pocos minutos de Las Pozas (jardín surrealista de Edward James) y de la Plaza de Armas del pueblo. Las instalaciones abrieron sus puertas al público el pasado 19 de octubre.

Mujeres extranjeras que desafiaron al machismo y cambiaron el arte en México

Las dos guerras mundiales que sacudieron Europa en el siglo XX ocasionaron que su población buscara refugio ante el caos, y las amenazas del nazismo provocaron un éxodo de judíos que vieron en América la oportunidad de un nuevo inicio. Muchos artistas llegaron durante esa época a México, lejos de las bombas y los genocidios, y en nuestro país se encontraron con el apogeo de una revolución cultural impulsada por el arte y las ideas comunistas del muralismo en el eterno contraste con la tradición y el arte popular.

La nación surrealista, bautizada por Breton, recibió a las mujeres del exilio con alebrijes y máscaras, con paisajes seductores para la cámara y el espíritu vanguardista que anhelaba nuevos lenguajes para convertir al arte en una trinchera social. Ellas derribaron las barreras culturales y aportaron grandes obras a nuestra historia del arte nacional.

Por eso, te presentamos algunas de esas artistas que convirtieron a México en su hogar e inspiración, mujeres extranjeras que se abrieron paso entre el machismo mexicano, provenientes de una mentalidad sociocultural distinta, en busca de la libertad de expresión que las armas callaron.

A esta artista de origen ruso la historia la relegó al papel de la primera esposa de Diego Rivera, a quien conoció en París cuando ella iniciaba su carrera artística. Angelina se desarrolló en la pintura, en el grabado y en el teatro de títeres; mezcló el estilo europeo y clásico de marionetas con la cultura y el imaginario mexicano surrealista y místico. Vivió en México durante 37 años, fue donde produjo la mayor parte de sus trabajos y destacó en el teatro infantil, creaba las escenografías en óleos y acuarelas, y los personajes con máscaras estaban inspirados en las fiestas religiosas y el folclor. No le bastó con ser exponente de esta disciplina, también fue una de las promotoras involucradas en que la SEP apoyara el teatro de muñecos como una herramienta didáctica de enseñanza.

Escribió e ilustró libros para niños con grabados en madera, aunque encontrarlos hoy es casi imposible. En Europa fue alumna de Cézanne y Matisse, lo que le otorgó una técnica y pensamiento vanguardista, así que vino a México convencida de que el arte tenía una función y un artista debía ser un agente de cambio, por ello trabajó como maestra en la Secretaría de Educación Pública; además fue miembro de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios, la Sociedad Mexicana de Grabadores, la Sociedad para el Impulso de las Artes Plásticas y el Salón de la Plástica Mexicana.

A pesar de su trayectoria, han sido pocas las exposiciones de su obra y se enfocan, sobre todo, en su producción gráfica, dejan de lado su activismo en favor de la educación. Angelina Beloff trabajó para la niñez mexicana, pero murió como un personaje opacado por la figura del muralista que la introdujo a este país, su vida puede leerse en la novela «Querido Diego te abraza Quiela» escrita por Elena Poniatowska, pero su obra permanece casi desconocida por el imaginario común.